#7 Todo Riesgo Accidental en el seguro del hogar

Todo Riesgo Accidental en el seguro de hogar

Pese a que lleva bastantes años en el mercado —concretamente desde finales de los años 90 en España—, podemos afirmar que la cobertura de Todo Riesgo Accidental no goza de el conocimiento que debiera por parte de los asegurados.

Con esta garantía se cubren los daños accidentales. En general, como accidente se entiende el que se produce de forma súbita (improvisto, repentino), casual (que no se puede prever ni evitar) y cuya causa es ajena a la voluntad del asegurado.

Algunas compañías sólo permiten aplicar la cobertura «todo riesgo accidental o all risk» a multirriesgos de hogar de «alta gama», y pese al incremento lógico de la prima final, en muchos casos, realmente merece la pena por las garantías que aporta y lo que se complementa con las coberturas más habituales de los seguros de hogar.

Dentro del Todo Riesgo Accidental o como garantía aparte, ciertas compañías dan la opción de contratar el Todo Riesgo Tecnológico. Esta cobertura cubre los daños directos de carácter accidental en los aparatos de telefonía, informática e imagen y sonido asegurados por cualquier otra causa no reflejada en las garantías de Daños materiales y Robo de la póliza. 

 

  • Exclusiones habituales

• Hechos ocurridos en el exterior de la vivienda asegurada.

• La caída o desprendimiento, total o parcial, de muebles, baldas u otros objetos debida a una instalación incorrecta, sobreutilización con exceso de peso o desgaste de los agarres. En estos casos la póliza no cubre ni los daños sufridos por el bien que cae o se desprende ni los que otros bienes, objetos o enseres, colocados dentro o fuera del mismo, puedan sufrir a consecuencia del suceso.

• Deterioro o desgaste inherente al uso de los bienes, o averías de tipo mecánico, eléctrico o electrónico en los mismos.

• Cualquier clase de contaminación.

• Acción de termitas, gusanos, polillas, o cualquier plaga de insectos.

• Expropiación, confiscación, nacionalización, requisa o daños en los bienes asegurados por imperativo de cualquier gobierno o autoridad (de hecho o de derecho).

• El descabalamiento de colecciones o juegos.

• Arañazos, raspaduras, desconchones, salpicaduras, rayones, o simples alteraciones en el aspecto de la superficie de los bienes afectados, salvo que vayan acompañados de otros daños de mayor entidad en el mismo bien que estén amparados por la póliza y causados en el mismo siniestro.

 

  • Franquicias 

En general la franquicia que aplican las compañías a esta garantía, suele oscilar entre los 100€ y los 150€ dependiendo de la compañía. Existe otra modalidad de aplicación de la franquicia que lo que hace es no abonar los siniestros por debajo de una cantidad fijada, esta suele variar entre los 100€-150€. Por encima de este importe, se pagaría el siniestro íntegro o en algunos casos se puede deducir dicho monto del total del siniestro.


  • Ejemplos

• Caída y rotura de figuras de porcelana de una estantería o armario.

• Pintando el techo, el asegurado resbala de la escalera y para no caerse se agarra a una lampara cercana dañando la misma y dañando parte del techo.

• Resbalón en la ducha y al caerse se rompe la mampara.

• Daños en paredes y obras de arte que pueden ocasionar los niños al pintar sobre la superficie de las mismas.

¿te gusta?

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba